miércoles, diciembre 01, 2010

Más sobre filtraciones

No digo nada brillante, pero si yo tuviera 250.000 documentos secretos de la diplomacia yanqui, lo primero que haría sería difundir las boludeces como para ver qué efecto causa. Si pican y los yanquis no desmienten, ahí voy con la parte grossa al mejor postor. Ya tengo cinco corporaciones mediáticas interesadas y nosecuantos gobiernos. Necesito mucho dinero para mantener bien oculto al milico que se afanó los documentos, allá en la isla del caribe donde están Yabrán, Julio López y el recién llegado Néstor Kirner (es lo que dice la gente en la calle, eh).

Pronto veremos si es pura espuma (es decir, más de estos chimentos baratos) o si hay algo importante que se pueda saber. Teorías conspirativas podrían multiplicar las posibilidades (entre ellas que es el propio gobierno yanqui el que filtró), pero no nos adelantemos, para pelotudeces está el periodismo independiente.

1 Comentarios:

Anonymous Miguel espetó...

Jajaja, excelente reflexión. Coincido absolutamente. Y (aprovecho de paso) muy buen blog en general.

Lo gracioso de este tema es que los ataques hacia Wikileaks no se basan en (desmentir) lo publicado en sí —que, dicho sea de paso, me juego las bolas a que todo esto va a terminar siendo menos relevante que las opiniones de tu cuñado y tu suegra que el vecino de enfrente te reveló—, sino que se basan en el hecho de que lo publicaron sin permiso.

"Si, es verdad, te metí los cuernos, pero a mi defensa tengo para decir que era un secreto!"

6/12/10 01:21  

Publicar un comentario

Enlaces a esta nota:

Crear un vínculo

<< Home