martes, junio 05, 2007

De regreso de las Vacaciones Rayadas

Ya estamos de vuelta. El viaje estuvo realmente muy bueno. Es la primera vez que encaro unas vacaciones paseando en auto y debo decir que salió bastante bien. El mapita esquematiza el recorrido (en rojo a la ida, en verde a la vuelta, punteado donde hicimos la misma ruta). Como resumen resumido antes de pasar al detalle, el viaje es recomendable, el autito se portó muy bien (un corsita modelo 96 que nos dio algún dolor de cabeza aquí pero que al parecer lo preparamos bien para el viaje) e incluso consumió mucho menos que lo que calculábamos, hicimos poco más de 6000 km en total. Como experiencia, la hotelería de las ciudades capitales suele ser cara y mala en promedio (tenés que resignarte a pagar más de $150 por una doble decente); la estrategia a seguir es dormir en pueblos o ciudades turísticas en baja temporada (tanto Valle Fértil en San Juan, como Cafayate en Salta nos probaron que se puede conseguir algo muy bueno y barato, por menos de $80). Las rutas argentinas, contrariamente a lo que se escucha, están bastante aceptables (al menos las que recorrimos nosotros), incluso diría que aquellas no concesionadas (es decir, sin peaje) nos resultaron mejores y más lindas que las que eran concesionadas, salvo algunos tramos medio bacheados, pero nada terrible. De ida solo pagamos $0,50 en la ruta de Neuquén a Centenario, de regreso, tomamos la ruta 9 que tenía algunos sectores concesionados pero gran parte del recorrido estaba en reparación, lo cual era un fastidio. Desde Bariloche hasta Catamarca el tránsito que nos tocó fue muy poco y eso hizo más placentero el viaje. De Catamarca hacia el norte, la cantidad de pueblos, controles y tránsito complicado (camiones zafreros, entre otras bellezas), molestaron un poquito. Como conclusión, me quedo con la impresión de Cecilia, que siendo nativa de Bariloche, nunca había ido al norte y realmente le gustaron los paisajes típicos de la Quebrada, la Puna y los Valles Calchaquíes. Esto es un dato importante porque es difícil que se conmueva alguien acostumbrado a las bellezas naturales del sur (nos ha pasado en otros lugares que nos recomendaron pero que no te mueven ni un pelo), así que ¡pasó la prueba!.

Salimos de Bariloche el domingo 20 lo más temprano posible (nos rateamos de las elecciones porque teníamos miedo que nos emboquen como presidentes de mesa, dicen que es común aquí cuando vas temprano) y todo ese primer día tuvo el objetivo de llegar a General Alvear (unos 950 km, ya en Mendoza). Poco antes de llegar a Piedra del Águila encontramos un accidentado, un muchacho de Santa Fe que al parecer se durmió y volcó mal. Ya lo estaban asistiendo otros viajantes y nosotros lo ayudamos con el botiquín que llevamos, por suerte solo se había cortado un poco. Luego llegó la policía y nos dijeron que la ambulancia estaba en camino, así que seguimos.

El día 21 subimos por la famosa ruta 40 hasta San Juan, visitamos el embalse Ullum (nos tocó una tarde muy nublada, así que no lució) y se nos vino la noche para llegar a Valle Fértil, donde dormimos para visitar Ischigualasto (vulgarmente conocido como el “Valle de la Luna”) al día siguiente. Nos quedamos dormidos así que salimos más tarde de lo planeado y no pudimos alcanzar Tucumán, teniendo que pasar la noche en San Fernando del Valle de Catamarca, que en una recorrida nocturna no nos pareció muy linda. El hotel, caro y muy malo, al igual que en la ciudad de La Rioja al regreso.

El 23 fue el día de los Valles Calchaquíes, tan lindos como los recordaba cuando los conocí en el 86. Almorzamos tarde en Tafí del Valle y rajamos para llegar a ver las impresionantes ruinas de los Quilmes antes que caiga el sol, luego alcanzamos Cafayate e hicimos noche allí.

El 24 fue la mañana de la bellísima ruta 68 hacia Salta, donde llegamos poco después del mediodía solo para cruzarla y agarrar la vieja ruta 9 a Jujuy, camino de cornisa angosto y recientemente pavimentado a nuevo, ¡hermoso para matarse! Luego el atardecer nos encontró entrando en la Quebrada de Humahuaca, llegando a Tilcara ya anocheciendo. Allí hicimos base por unos días, donde reside la esposa de mi papá desde hace ya unos cuantos años y que nos esperaba ansiosamente.

El día patrio fue para descansar y pasear por la plaza viendo el desfile del pueblo (desfilaron desde los niños de jardín hasta los ancianos, pasando por policías, gauchos, etc).

Otro día lo dedicamos a recorrer Purmamarca, pueblo pintoresco de bella vista, con su circuito bautizado para el turismo “Los Colorados” (antes lo hacíamos a pie, ahora hay camino de auto). Allí está el tema de los cerros y los colores… sin palabras, lo hicimos dos veces: una a pata y a última hora otra vez con el auto.

Por la tarde contratamos una combi para visitar las Salinas Grandes. De mañana y de pasada visitamos Posta de Hornillos, donde, se dice, descansaron, entre otros, Belgrano, Güemes, Castelli, Pueyrredón, etc.


Hicimos un intento por ir a Villazón, como para pasear un poco por la puna y ver si adquiríamos cacharros y alguna otra cuestión de esas que salen bien baratas por allí, pero un piquete en la entrada de La Quiaca nos lo impidió. De regreso y como consuelo visitamos Cochinoca, un antiguo pueblo hoy devenido fantasma y Humahuaca.

Un par de días de descanso y paseos locales (entre ellos la Garganta del Diablo) y ya emprender el regreso, esta vez yendo más rápido.

El primer día de viaje de regreso fue accidentado, en Tucumán nos agarraron tres piquetes en 10km, en el tercero le pedimos a un señor que nos guíe por caminos alternativos vecinales y le cambiamos ese servicio por un aventón hasta “La Cocha” (casi en el límite con Catamarca). La frutilla del postre fue caer en un pésimo Apart Hotel en La Rioja (esto nos pasa por amarretes). La ciudad de La Rioja nos gustó más que la de Catamarca, parece más cuidada y renovada.

El segundo día garpó con un lindo descubrimiento: un pueblo llamado Olta en el medio del llano de La Rioja, nos metimos en un paseo hacia un dique y es bien bonito, como para pasar un par de días de camping, hacer recorridos a pie (trekking como le dicen ahora), tirarse en la costa del embalse, etc. Luego paramos en Luján (San Luis), donde también hay un embalse entre sierras y ahí almorzamos. Pasamos por la ciudad de San Luis, paramos en la plaza principal a tomar un helado (tan malo como barato) y seguimos para llegar a la noche a General Alvear (Mendoza), donde Fernando, el cocinero de la Rotisería Fernando, tuvo la amabilidad de prepararme especialmente unas exquisitas empanadas de cebolla y queso (porque solo tenía de carne).

El tercer y último día fue solo para llegar. Me quedé con la calentura de bajar por la 40, pero se nos iba a hacer muy tarde, así que me resigné a pasar de nuevo por Neuquén y pisarlo a fondo para llegar a Piedra del Águila (ese tramo fue el más plomo de todas las vacaciones). Luego Cecilia me reemplazó al volante hasta Bariloche, donde tuvo la mala leche de encaramarse detrás de un camionero que no hace honor al mito de que son buena onda (sépanlo, es un mito, hay camioneros buena onda y otros que son guachos, como en todos lados) y no la dejaba pasarlo.

Lo bueno de la recepción del domingo estuvo a cargo de la suegra y nuestros vecinos amigos que nos prepararon un asado con verduras a la parrilla y tres postres tres, conteniendo el bajón post-vacaciones.

Actualización: Más imágenes aquí. Más sobre las vacaciones aquí.

12 Comentarios:

Anonymous Oxono espetó...

Que lindo recorrido!!! Me agarraron ganas de largar todo a la mierda y pegarme un viajecito... Lastima que es medio imposible en esta época :(

Che, no es que te cague a pedos, pero no vuelvas a dejar pasar tanto tiempo sin vacas, te habrás dado cuenta lo que te estabas perdiendo...

La vida son 3 días y ya pasaron 2, Enjoy!!!

Otra cosa, alguien te mandó "Las Meninas"?

5/6/07 19:50  
Blogger Juan Pablo Melizza espetó...

Bienvenido!
Bienvenido a la estimulante realidad barilochense, a la ciudad que prepara la enésima clonación de su privatizada fiesta de la nieve. Jah, se terminaron las vacaciones, pero lo bueno es que ocurrieron, y por lo visto interesantes.
saluti

5/6/07 21:18  
Blogger MaxD espetó...

Gracias por las bienvenidas. Las vacaciones estuvieron muy bien, descansamos, cambiamos aire, por mi parte tengo un apego afectivo con Tilcara, ese anclaje se notó, me conmovió bastante así que tendremos que inventar algo para volver, amén de conocer otros lugares...

Nos hubiera gustado (como siempre) tener unos días más. Cada vez se hace más difícil organizarse y despegarse del ritmo de trabajo para descansar.

No tuve mucha convocatoria con los pedidos, más bien ninguna, en otros blogs tienen más éxito... se ve que mi público no es dócil... mejor.

Sí, Juan Pablo, fiesta (pedorra) seguramente habrá... todavía está por verse si tendrá nieve, je.

6/6/07 14:32  
Blogger Euphoria espetó...

Qué imágenes! y cuánta descricpión! Me vino bárbaro, porque en Julio nos vamos nosotros para el norte...
Algunos paisajes son realmente impresionantes.
QUIERO VACAS! QUIERO VACAS! QUIERO VACAS, YA!

7/6/07 08:33  
Blogger MaxD espetó...

Qué bueno! Sí, el viaje es recomendable... vale la pena.

8/6/07 09:23  
Blogger Danbat espetó...

¡Excelente viaje! Yo desde hace un tiempo que tengo ganas de recorrer el norte, pero antes tengo una deuda con el sur. Mi mayor problema es que me gusta estar al menos tres días en cada lugar. ¡El viaje que hicieron me tomaría dos meses, jajaja!

Es un mito eso que volver de San Rafael por la ruta 40 te demora mucho. Está casi todo pavimentado. A lo sumo serán dos o tres horas y vale la pena la diferencia. Norte de Neuquén es muy lindo.

8/6/07 16:59  
Blogger MaxD espetó...

Hola Dan, gracias por tu comentario. Adhiero a tu preferencia. Nosotros teníamos solo dos semanas y el objetivo de llegar a Tilcara y pasar unos cuantos días allí (por obvio compromiso y apego familiar), pero claro que estaría bueno pasar más días en cada lugar.

Lo de la ruta 40 al regreso lo resigné haciendo cuentas realistas y no me daba llegar a horario potable. Además el corsita es muy bajo y en ripio siempre hay alguna piedra que nos choca abajo y no nos gusta la idea de quedarnos sin carter por allí. Nuestro próximo autito será un poco más robusto en ese sentido para no perdernos otras rutas.

9/6/07 12:59  
Blogger Ari espetó...

lindo relato, viajamos con ustedes!!

ps. ...trekking como le dicen ahora? :) :) hey! recuerdo viajes de trekking de hace un par de decadas ya :|

10/6/07 14:31  
Blogger Ricardo espetó...

¡Bien por sus postergadas vacaciones! Era tiempo que salgan a pasear un rato. Veo que estuvo muy bueno. Sin duda los paisajes del Norte son bonitos.
Saludos,
Tute

11/6/07 12:32  
Anonymous Clau de "Cattel" espetó...

Hola!!! Esto está tan interesante que me leí todo!!! es la primera vez que me quedo tanto tiempo en una página de Interness, ¡punto a favor, cuñado! La verdad, contagia ganas de viajar y de conocer el norte (deuda pendiente, si las hay, pero ya habrá oportunidad). ¡Los felicito!

11/6/07 23:27  
Blogger MaxD espetó...

Esos son mis amigos! Los llamo y vienen... qué grandes! Gracias por los comentarios.

Trekking le dicen ahora, desde hace unos diez años más o menos...

12/6/07 10:39  
Anonymous ju4nm4 espetó...

hola!!!!, me intereso tu blog, soy el administrador de bailando por un sueño y me gustaria intercambiar enlaces con tu blog, si te parece bien :) exitos y escribeme al correo, un saludo!

21/5/08 11:58  

Publicar un comentario

Enlaces a esta nota:

Crear un vínculo

<< Home