viernes, abril 29, 2011

En un lento pero aparentemente inexorable regreso desde la dimensión desconocida

Parece que ocurrió, que finalmente la multinacional para la cual brindo servicios en una relación de dependencia encubierta desde hace seis años y medio, ha decidido (re)incorporarme como empleado (luego de haberlo sido por casi dos años antes de aquel "arreglo" ecuánime entre monotributista y multinacional). Quién sabe qué oscuros demonios se hayan conjugado para que tal cosa ocurra ni en qué derivará todo esto, pero hoy me pone contento.

Todo se precipitó hace casi dos meses, cuando un viernes cerca de las ocho y media de la noche (me acuerdo porque estaba terminando de correr) recibí un mensaje en mi celular de RRHH para ofrecerme el puesto (algo que venía pidiendo hace años pero que nunca logré, llegó en el momento más inesperado). Luego de una serie de desencuentros logramos coordinar los estudios preocupacionales (curioso que en pleno siglo XXI sigan pidiendo análisis de HIV, marihuana y cocaína) y recién ahora me encuentro a las puertas de la contratación, que ya parece inminente. En fin, vueltas de la vida.

3 Comentarios:

Anonymous ar espetó...

Felicitaciones che!

2/5/11 15:57  
Blogger MaxD espetó...

Veremos, veremos, seguimos remando en dulce de leche contra la burocracia corporativa de la oficina de RRHH de la multinacional que está llena de chicas amables bienintencionadas pero que no terminan de completar el trámite.

2/5/11 17:07  
Anonymous Montse espetó...

Ehhh! Que buena noticia!!!! :D:D:D

4/5/11 17:04  

Publicar un comentario

Enlaces a esta nota:

Crear un vínculo

<< Home