viernes, enero 02, 2009

50 años

Sí, hijo, quién sabe qué será de nuestros sueños dentro de medio siglo...

6 Comentarios:

Anonymous Guty espetó...

Miralo vos al Jx viendo a Raúl por TV.
Che, tenemos el mismo televisor :)

3/1/09 15:18  
Blogger MaxD espetó...

Ese Philips es una masa! Modelo 2001, adquirido con débito a cuenta de un dinero que me debía un amigo que quedó acorralado.

5/1/09 15:43  
Blogger Juan Pablo Melizza espetó...

La mirada del bebé, esquiva al observador de la fotografía, descansa en la impronta televisiva de un revolucionario vestido de militar conservador...

Vaya uno a saber cuánta sabiduría tranquila nace del bebé, que vive su vida lejos de Manhattan y de La Habana, lejos de "Bailando por un Sueño" y de las editoriales embalsamadas de Larry Flint.

Las Revoluciones que duran 50 años no son Revoluciones, son Crímenes Dulcificados por la idea del cambio. La epopeya cubana cuaja perfecto en aquel concepto que plantea que, para todo movimiento revolucionario, no hay nada más peligroso que aquellas personas realmente convencidas de los ideales de la Revolución. Para muestra bastará un botón: A Camilo Cienfuegos lo limpiaron, y lo desaparecieron, porque era de los pocos, o casi el único, que realmente creía en el cambio...

Saludos desde Puentes Amarillos y Nubes Púrpuras.

5/1/09 22:35  
Blogger MaxD espetó...

Buenas palabras, baste agregar que las acciones de sus enemigos justificaron la permanencia de un estado de revolución (conservada) en lugar de cristalizar el cambio con el que soñaban el Che y Camilo. El mundo, en lugar de tomarlos en serio, solo se sentó a ver cómo se derrumbaban, y ahí siguen medio siglo después.

6/1/09 13:22  
Blogger Juan Pablo Melizza espetó...

Buen punto.

"Yo nací 20 años después de la revolución que no les pedí. Es decir: No me importa mover un dedo por ellos..." (Epa, dicho así parezco un indiferente de la Derecha más reaccionaria, parezco un parlanchin de C5N), pero tal vez no haya que ayudar a Cuba, ni haya que pedirle ayuda.

Los pueblos son verdugos de sí mismos, diría, con otras palabras, Joseph Goebbels (o cualquiera de los uniformados gobernantes de la isla caribeña)

Si nos quedamos cruzados de brazos frente a nuestros dramas, que no son pocos, no es de sorprender que un bloqueo en Cuba, o una masacre en Palestina, sean a nuestros ojos sólo noticias de las que hablar.

Saluti, Juan Pablo

A ver cuándo te tenemos en Puentes Amarillos.

6/1/09 13:41  
Blogger MaxD espetó...

Ahí pasé y te dejé comentario...

8/1/09 20:01  

Publicar un comentario

Enlaces a esta nota:

Crear un vínculo

<< Home