miércoles, julio 08, 2009

Efemérides: El principio del final de la destrucción de una Argentina que alguna vez quisimos tener

Un día como hoy, pero hace veinte años, el Dr. Carlos Saúl Menem asumía en forma anticipada la Presidencia de la Nación. En breve tiempo consumó una grave traición a sus votantes girando totalmente su discurso y propuestas de campaña. De ese modo se convirtió en un, hasta ese momento, inesperado instrumento del bloque de clases dominantes con la finalidad de completar la tarea que el Proceso de Reorganización Nacional (1976-1983) había iniciado a sangre y fuego. Esto es, la modificación de toda la estructura político-económica (y como causa de ello, también la social), aquí va una humilde y sencilla autocita de algo que escribí para algún trabajito de la facultad poco tiempo después de haber estallado este modelo:

Los años noventa en Argentina presentaron un escenario de profundas transformaciones donde se consolidaron las reformas propuestas sobre la base del modelo llamado neoliberal. El mismo había comenzado a implementarse durante el Proceso de Reorganización Nacional (PRN) iniciado en 1976. Pero fue durante la década del noventa donde vemos que dicho modelo se afianza y es entonces que sus efectos presentan características de cambio estructural en la sociedad argentina. Para que haya podido arraigar como lo hizo fue necesario sostenerlo mediante una ideología que se presentó como hegemónica al construir un discurso convincente. Una particular cosmovisión que apuntaló una serie de transformaciones políticas, éstas a su vez funcionando como instrumento legitimador y legalizador de las llamadas Reformas Estructurales, marco jurídico fundamental para organizar el nuevo modelo. Aquellas provocaron importantes cambios en la estructura económica y sus subsiguientes consecuencias en el plano social. Es particularmente interesante observar cómo el discurso construido en función del modelo neoliberal se ha articulado en forma tan eficaz (mucho más que durante el PRN) y cómo varios procesos que surgen de la aplicación de las medidas se reciclan en dicho discurso, en un mecanismo que calificaría de perverso, ya que algunas de las consecuencias dañinas del modelo mencionado terminan siendo premisas, argumentos de una ideología que continúa presionando en forma regresiva a la sociedad.
Como producto de los resultados de las luchas dentro del bloque dominante nuestro país parece ir trazando un camino a lo largo de su historia, ese vector está evidentemente orientado hacia la concentración del ingreso en base a un modelo primario-exportador y consumado, por un lado, por el pobre desempeño (o inexistencia) de una clase dirigente convencida (y aliada) en los beneficios del desarrollo de un mercado interno y una sociedad más igualitaria; y por el otro, por la incapacidad y la derrota del movimiento obrero en su intento de constituirse en un actor realmente transformador.

Cargar las tintas de este destino en la pintoresca figura de Menem es un tanto injusto, más que nada para nuestra (pobre, en mi caso) inteligencia. Seguramente Angeloz hubiera realizado la tarea con la misma eficacia, es posible que con menos colorido o burda corrupción (aunque el gobierno de la Alianza demostró las habilidades radicales también en ese campo). Por momentos este vector que parece inexorable ha sufrido cierta resistencia en algunas épocas, momentos caracterizados como "anomalías", la última de las cuales podría decirse representada por cierta tensión discursiva sostenida por esta particular versión peronista conocida como kirchnerismo y por una palpable (aunque desesperadamente tibia) recuperación de los niveles de ingreso de los sectores populares. Es notable destacar que esta "anomalía" fue caratulada como tal aún cuando dicha tensión discursiva y su palpable tibia mejora en los ingresos populares se montaron sobre el mismo modelo noventista sin poner en riesgo prácticamente ninguna de sus características estructurales.

Ahora las cosas volverán a su cauce, hacia un modelo de país "atendido por sus propios dueños", que al menos podría significar un mal menor en relación a la solución militar que ese vector buscaba hasta no hace mucho para resolver estas anomalías. No obstante este falso solaz, no hay que distraerse. Que el sector castrense esté políticamente "fuera de combate" no nos exime de la posibilidad de una solución alla hondureña, recurso al que podría echar mano el bloque dominante si logra resolver la hegemonía entre sus facciones y si es que por uno de esos milagros del destino, el kirchnerismo decidiera, en su tramo final, profundizar la anomalía hasta límites insoportables por parte aquel bloque. Sería mucho más triste repetir la experiencia de asunción anticipada de hace veinte años. No lo permitamos.

3 Comentarios:

Blogger F. Fabian S. espetó...

Buen informe. buena pesadilla para esta noche de recuerdos...
Pocas veces senti tanta rabia por alguien...
Saludos.

9/7/09 06:10  
Anonymous Anónimo espetó...

I wish not concur on it. I think precise post. Specially the title-deed attracted me to be familiar with the sound story.

16/1/10 11:30  
Anonymous Anónimo espetó...

Genial brief and this fill someone in on helped me alot in my college assignement. Gratefulness you on your information.

20/1/10 03:29  

Publicar un comentario

Enlaces a esta nota:

Crear un vínculo

<< Home