miércoles, agosto 30, 2006

La carta y el cuaderno

Esta mañana fui al kiosco/librería de acá cerca. Es grande, tiene golosinas y chucherías adelante; y atrás tiene papelería/juguetería. Depende lo que necesites vas a un lado o al otro.

Hoy tenía que enviar una carta y comprar un cuaderno, así que esperé directamente adelante porque, claro, una carta es más barata que un cuaderno, pero para mí era mucho más importante mandar la carta porque, claro, se trataba de enviar mi factura para poder cobrar mi trabajo.

Espero mi turno, le digo “Para enviar esta carta” y al clásico “¿algo más?” le retruco rápidamente: “un cuaderno espiralado, rayado, de tapa dura”… Entonces, hace una mueca y me manda para atrás, donde está la parte de papelería, y me muestra los cuadernos. De repente una señora que estaba ahí me madruga: “yo estaba antes que él y también quería cuadernos”, así que atrapó al vendedor y me dejó parado como un boludo con la carta en la mano y las ganas de explicarle la importancia que tenía esa carta para mí, que por eso esperé mi turno adelante y no atrás, a pesar que el cuaderno, que por otra parte salió carísimo, lo tenía que ir a buscar atrás…

Pero a la señora no le importó y siguió con su detallada lista de compras (brillantina, témpera verde lindo, birome rosa, etc…) … finalmente otro vendedor se liberó, pagué las dos cosas y salí del kiosco antes que la señora, lo cual me puso contento.

5 Comentarios:

Anonymous Adrian Ramiro espetó...

La bronca que me dan esas viejas, que solo por viejas creen tener derechos diferenciales. Una cosa es el respeto que merecen, otra es que te agarren de boludo porque estan mal acostumbrados a que nadie les para el carro.

30/8/06 17:48  
Blogger MaxD espetó...

En este caso puede que ella haya estado antes que yo, pero valía la pena discutirlo, porque yo fui adelante con mi carta, que era muy importante para mí, aunque el cuaderno era más caro que la carta... por eso esperé mi turno adelante... entiende

Una vez me pasó algo increible en la cola de un banco, que una vieja chota me pidió permiso para pasar (porque la cola se extendía varios metros a lo largo por la vereda) y la guacha se plantó y me increpó que yo me quería colar, jaja... la dejé, porque no la iba a empujar... pero le quemé la cabeza con un lanzallamas

30/8/06 19:14  
Anonymous Paola espetó...

Ya me parecía a mí que te veía cara de irrespetuoso, colón y caradura!! Ja!
Hay que estar bastante "al pedo" para ponerse a discutir en un kiosco quien estaba primero, claro que si atienden a cinco que llegaron después que uno habrá que cuestionarse el tema...

31/8/06 23:26  
Anonymous Danbat espetó...

Ves, por eso los que estamos en el centro si necesitamos mandar una carta vamos al correo, y si queremos comprar un cuaderno vamos a una librería, nada de querer hacer las dos cosas en un mismo lugar a ver si la gente se confunde.
A la vuelta de mi casa está Otoño, lugar al que lamentablemente entré dos veces. ¡Tienen de todo! En mi infancia (o sea hasta hace un par de años) hacía maquetas, por lo que entrar a ese lugar me provoca un deseo fulminante de querer comprarme todo.
Me pasa lo mismo con Quinque, combo juguetería y librería. Me cuelgo y me quiero comprar todo.

1/9/06 01:43  
Blogger MaxD espetó...

Sí, fue una actitud bien "porteña" la de la señora... no iba a perder más de 20 segundos, dado que era lo único que iba a comprar... aunque lo más importante para mí era la carta. Entiende. Al final uno viene a vivir entre bosques para seguir amargado... en fin

Jaja, Dan... cosas de campo, vio? Igual el Pio Pio es una masa, es caro pero tiene de todo y es cool, que está bueno para una ciudad idem como BRC.

1/9/06 10:06  

Publicar un comentario

Enlaces a esta nota:

Crear un vínculo

<< Home