miércoles, febrero 20, 2008

Música para gusanos

3 Comentarios:

Blogger Marcos espetó...

¿A quién no le resulta entrañable la revolución cubana? Aún disintiendo con algunas cosas -algunas terribles- la intención original es encomiable.
Es cierto que es más fácil simpatizar con Fidel desde Buenos Aires que desde La Habana, pues no tiene efectos prácticos pero tambien es cierto que por aquí no hay dirigentes de sus estatura moral.
Creo que el gesto del paso al costado que, erroneaménte, festejan los narcos de Miami no es mas que un gesto majestuoso: el de quien se sabe menos que su obra y no permite que su narcisismo lo omnubile.
Sólo lamento el hecho de que nunca logré que todos pusieramos un pesito por cabeza para alquilarlo por un año y traerlo para acomodar un poco las cosas por aquí...
Que se yó... ideas locas de un pequeño burgués...

20/2/08 15:49  
Anonymous Anónimo espetó...

Interesante el comentario de Marcos, porque no cae, según mi modesto entender, en el blanco y negro que proponen las ideologías petulantes.

Es bueno recordar que con todos los errores de la Revolución Cubana, en especial el de permitir ciertas entronizaciones inconvenientes para la estabilidad del modelo, o sistema, como gusten, Cuba es un país que dentro de los de su región está bastante mejor que el resto, basta examinar la pobreza de sus vecinos latinoamericanos inmediatos, islas e islotes que carecen de la infraestructura cubana que, por cierto, ha sido vapuleada por un despreciable bloqueo que no hace de Estados Unidos y sus aliados países precisamente comprensivos.

Fidel Castro, me molesta un poco que se lo llame Fidel a secas, pero allá quienes así lo llamen, habrá sido una figura omnipresente que debilitó las bases de una sociedad revolucionaria con ínfulas de diferente, pero al margen de toda duda, es mejor la sinceridad incómoda de su traje militar que la vulgaridad salvaje del texano que prefiere masacrar toda una cultura, como la irakí, para defender un puñado de mezquinos dólares que no entrarán en su cajón que, una vez cerradito, apestará tanto como el cajón de cualquier otro, pese a su "mesiánico" lugar de nacimiento.
Juan Pablo Melizza

20/2/08 23:16  
Blogger MaxD espetó...

Buen despliegue muchachos. En realidad hay mucho para decir al respecto y vuestros resúmenes son claros, sin perjuicio que la noticia se "ramonea" por toda otra serie de tópicos que darían para escribir buena cantidad de libros. A mí me impactó el revoltijo de gusanos que produjo la noticia. Y esa felicidad queda claro que no se explica por la esperanza de que tal declinación generaría un país más democrático, más participativo, más libre (y todos los etc progresburgueses que se te ocurran), en resumen mejor para todos los cubanos. Sino más bien es la felicidad del que no se banca la igualdad y el bienestar del gronchaje, el gusano bien rancio, ese que es feliz con la infelicidad de los humildes. Esta sensación ya es tristemente confirmada por ejemplo en el particular caso de que la primera discusión que abren en el blog de política exterior del Washington Post es si Cuba se convertirá en el estado 51 (vía blog La Barbarie).

21/2/08 15:17  

Publicar un comentario

Enlaces a esta nota:

Crear un vínculo

<< Home