domingo, julio 27, 2008

Sobre las condiciones materiales objetivas de la clase media

Otra de las ventajas de la lectura de las revistas de avión es que uno tiene acceso a cierta literatura (¿?) que en otras circunstancias no tocaríamos ni con un palo, pero uno está ahí sentado y es hojear la revista o seguir las instrucciones de seguridad del avión.

En esta oportunidad me refiero a una nota titulada "América Latina: Pasión por el lujo" publicada en el número de julio de la revista "In" de Lan. Se trata de ese tipo de artículos basados en investigaciones de aquellos colegas (sociólogos) que se han pasado al lado oscuro de la fuerza, seguramente con la intención de hacer unos pesos y vivir de la profesión, no como otros que hacen la carrera por hobby o terminan haciendo encuestas de opinión para otros colegas, Moras y Araujos. Estamos hablando, claro está, de estudios de mercado, de consumo, etc. Que es el tipo de notas que le gusta leer a los business man que viajan en estos vuelos, varios de ellos con un culo que no llega a su inodoro, pero se la creen igual.

La nota de marras, trata justamente sobre el crecimiento del consumo de lujo en nuestros países, justo en el momento que pensamos que se va todo al carajo. Menciona que el número de ricos (se mide por aquellos con activos netos por encima del palo verde) en todo el planeta subió a 9,5 millones de personas (primera obscenidad, si se considera que habrá más de mil millones de hogares en todo el mundo) y que en América Latina se registra la mayor tasa de crecimiento de ricos de los últimos años con un 23,2% (bastante por encima de América del Norte y Europa, cuyo crecimiento registró 10,3% y 7,8% respectivamente). Habría unos 400 mil de estos oligarcas en la región. Esto explicaría el volumen de ventas en Latinoamérica de autos Premium, yates, helicópteros y jets para el 2007: 32 mil palos verdes (segunda obscenidad si se considera, por ejemplo, que eso es mucho más que el PBI de Uruguay, es decir que 400 mil tipos gastaron en artículos de lujo mucho más que lo que produjo un país de unos 3 millones y medio de habitantes).

Yendo al grano cito un párrafo sobre Argentina:

Mientras los sectores de altos ingresos han accedido siempre a este status, un nuevo sector –el llamado grupo aspiracional, clases medias y jóvenes con elevado poder adquisitivo también está ingresando al consumo de lujo y ha pasado a ser el factor dinamizador del negocio. En el caso de Argentina, al cinco por ciento de la población más rica del país se suma este nuevo segmento que representa un 15 por ciento (…)

Veamos el siguiente cuadrito:

Allí podemos observar que entre 2000 y 2006 se destaca el enorme crecimiento de los sectores medios de alto NES, sobre todo en comparación con la hermana República de Chile, que tiene una clase media más "plana". En principio podría decirse que se corrió hacia arriba ese segmento de población que se resta a los sectores bajos, llegando una porción importante a conseguir condiciones de alto NES. Entonces llama poderosamente la atención que la clase más favorecida en sus condiciones materiales objetivas gracias a las políticas del gobierno de Néstor sea la más virulenta en su repudio. Los motivos deben estar repartidos entre una mala política de comunicación (la famosa estrategia de confrontación) y, por supuesto, insisto con esto: una repulsión a las características populistas del discurso peronista que llevaría a estos sectores a cubrir ideológicamente en forma negativa la percepción que tienen de un gobierno que, económicamente, gobernó fundamentalmente para ellos.

Yo diría que Cristina saque ya una serie de DNU's para liberar los precios de las tarifas de los servicios públicos a estos sectores de muy alto consumo, gravar la renta financiera y por supuesto un impuestazo al teflón para sacar provecho de los cacerolazos de respuesta, solo para empezar. Porque después de todo, si el amigo Buzzi, no contento con la "gran Cobos", todavía insiste en segmentar las retenciones para los pequeños productores sojeros de $250.000 de ingresos (no facturación, ingresos, sueldo, guita en el banco, bolsillo, colchón, como quieras llamarlo) anuales y propiedades por un palo verde, no veo por qué no pueden afrontar el costo del lomo a $80 el kilo y el gas y la luz a precios que "correspondan", y no a precios subsidiados por el IVA que garpamos todos.

5 Comentarios:

Anonymous Guty espetó...

Mierda, somos todos ricos y ni nos enteramos.

27/7/08 20:45  
Blogger Marcos espetó...

¡mi renta financiera no!

28/7/08 08:22  
Blogger Ana espetó...

Che, Max.. vos que descodificás gráficos a 5.000 metros de altura... podrías decirme dónde está la gatera, en tu dibujito, que se abre para los idiotas que estamos con las manos dentro del barro construyendo nidos diferentes porque estamos convencidos que del hornero aprendemos más que de muchos que nos dicen bonito? dios... A nosotros nadie nos preguntó nada. Deciles que hay un error. Avisáles. Los cuadros no son fieles. Si nosotros amasamos la riqueza... No entiendo gordo... Me lo explicás?

28/7/08 11:18  
Blogger MaxD espetó...

Ana, me hacés quedar como un frívolo... vos tenés tus olivos que te bajan a tierra, no como yo que ando volando por ahí hojeando revistas para conchetos. Voto por el hornero que al menos sabe hacer una casa.

29/7/08 09:35  
Blogger Ana espetó...

Entonces... ya somos más. No tengo olivos. Trabajé como cosechadora, por tanto.
Hablo de envidia, che. Aleteo, aleteo y apenas puedo sobrevolar los nubarrones de mi vida. Fantaseo con tu vuelo, revista aparte, tenés otra visión del mundo, que por momentos, supongo, ayuda. De allì arriba, la soja se debe ver como una mierdita. Y el planeta... maravilloso.
Un abrazo, frívolo.

29/7/08 11:38  

Publicar un comentario

Enlaces a esta nota:

Crear un vínculo

<< Home