viernes, octubre 17, 2008

Divagaciones sobre la crianza de niños XI: Como lima nueva

Desde hace un mes le incorporamos a Jx los alimentos sólidos (esto significa puré de zapallo, papa, batata, zanahoria). Ante la expectativa de qué iba a hacer con la comida, omitimos preguntar cuánta era la cantidad que debía ingerir. Es así que la primera noche que le preparamos la papilla mágica nos quedó como un plato para  adultos completo. Después de una primera sensación extraña, el pequeño aprendió a abrir la boca y a chupar la cuchara... y no paró más. Luego preferimos limitarle la porción, imaginate tratar de llenar un pañal mediano con un plato lleno de puré.

Esta semana nos tocó el service de los 7 meses y nos agregaron otra comida, entonces preferimos preguntar. El pediatra nos informó que, en realidad, ellos se siguen alimentando de la leche, que la incorporación de sólidos es para que vaya aprendiendo a comerlos. Todo bien, pero haberlo dicho desde un principio y nos ahorrábamos unos cuantos pantalones manchados.

También nos indicaron incorporarle carnes. Como vegetariano, no me resulta un dato menor. Si bien estaba decidido dejarlo hacer su elección alimenticia, de confesión religiosa, de simpatías deportivas y de ideología política (menos facho, eso ni se discute) cuando tenga discernimiento para ello, me da un poco de cosa introducirle cadáveres exquisitos cuando no es necesario. Si bien no soy un vegetariano fundamentalista (de esos que se pelean en cada asado al que invitan) me hizo ruido este comentario que incluso iría en contra del "mito" de la necesidad de la carne en la alimentación. Y eso que el pediatra es un fan de las parrilladas.

6 Comentarios:

Blogger Euphoria espetó...

Mirá, los médico "omiten" muchas cosas. Una de las razones por las cuales cambié de médico fue precisamente eso. Un día llegué al consultorio y le pregunté sobre la toxoplasmosis y muy despreocupadamente me dijo: "Ah, ¿vos tenés gato?"
Se lo había repetido en cada consulta, te lo puedo asegurar...
Ah y el otro día me enteré de casualidad (cuando me fui a comprar el pote de crema anti estrías) que mi plan de obra social debe cambiarse a uno "materno", sino, no me cubre nada. ¿Cómo no me lo informa el médico? ¿Y si tengo una urgencia con el embarazo?

17/10/08 11:46  
Blogger Marcos espetó...

Yo tenía entendido que un "cadáver exquisito" era un texto escrito por varias personas.
Por las dudas no le sirvas el Blog.

17/10/08 13:55  
Anonymous Guty espetó...

Los pibes comen hasta que se llenan, puede ser con la primera cucharada o luego de dos platos repletos.
Mi enano más chico (ahora de 3 años) come más que todos en esta casa, pero cuando era bebé apenas probaba un bocado, cosas de los pibes.
Y como dice Euphoria, los médicos pueden ser muy papas fritas a veces, a mi también me pasó, aunque con el más grande (5).
Me encantan tus post de Jx.
Saludos.

18/10/08 23:04  
Blogger MaxD espetó...

lo de "exquisito" era para suavizar el término "cadáver", pero ya está, ya lo contaminé...

Guty, gracias por lo que decís.

Yo realmente esperaba que la "lima nueva" llegue en la pre adolescencia. Pero parece que es a partir de ahora...

20/10/08 12:32  
Anonymous Anónimo espetó...

Jejeje, y esperá a que dentro de unos meses el niño descubra TU plato, TU vaso, TU helado... El suyo, por más que sea idéntico al tuyo, nunca será suficiente. Y hablando de arruinar dietas, estoy descubriendo que sucede en esta etapa, alrededor del año. Así, Ezequiel ha probado facturas, galletitas sonrisa, helado, matecocido con leche... hasta cerveza le "robó" a Seba. Eso sí: gaseosas ni loco!
Saludos para los tres :)
Jime, Seba y Zeke, y Fidel!

4/11/08 12:52  
Anonymous Silvina espetó...

MAXD: no es un mito la necesidad de la carne en la dieta infantil che!....FUNDAMENTALISTAS!! :D

21/1/10 10:31  

Publicar un comentario

Enlaces a esta nota:

Crear un vínculo

<< Home