sábado, octubre 23, 2010

Poner el cuerpo

Cuando uno pone el cuerpo en una marcha, está, en última instancia, arriesgando la vida. Por supuesto que uno no espera volver con los pies para adelante, si no no iría. Pero se suspende el miedo porque la causa vale la pena. No es como una cadena de mails o una pelotera de twitts... vas y ponés todo lo que tenés: tu persona. Es un acto valiente, básico, binario (está o no estás, sumás o no, no hay otra), no hay declaración posible, te amuchás en una consigna, adherís, te componés en un todo. Mariano seguramente sabía todo esto y cuando percibió que el peligro desbordaba, se retiró, como debe ser. Después la cobarde emboscada lo sorprendió junto a otros militantes, una bala lo encontró justo a él y el riesgo devino tragedia. Por eso me entristece tanto. Tanto por él y su familia que lo perdieron, a un muchacho tan joven y tan activo, tan necesario. Porque necesitamos gente que quiera poner el cuerpo, que se quiera comprometer. Por eso también me entristece que muchos lo vean como algo ajeno, que se tranquilicen pensando que es una interna gremial, que se tranquilicen pensando que basta con no meterse. Me entristece que le pasen de lejos a las marchas, me indignan las corporaciones que tienen empleados fuera de convenio y contratan consultores de riesgo que les recomiendan hacer volver  a sus empleados temprano a sus casas, lejos de las aglomeraciones y de los "revoltosos". No importa si los revoltosos tienen razón, no importa si la protesta es justa y merece que se le ponga el cuerpo, los empleados fuera de convenio acatan la sugerencia institucional y se alejan como si no fuera su lucha, y en muchos casos lo es.

Acá Mariano murió protestando contra una mecánica perversa del mercado laboral, que sufren/sufrimos muchos trabajadores, uno de los resabios de la flexibilización laboral que persiste y que recién ahora, con el costo de una vida, parece que merece empezar a revisarse, evidentemente había que poner el cuerpo.

1 Comentarios:

Anonymous DP espetó...

Interesante opinión.
He leído blogs que lo toman por por una víctima indefensa -ocultando que él era militante-, o por un-pobre-pibe-dirigido-por viejos-zurdos-que-toman-champaña-en-su-casa, cosa que me parece lamentable de muchos "blogs K".

Tenés razón: Mariano puso el cuerpo, militando, luchando, contra las consecuencias del neoliberalismo que se mantiene (pese a los 7 años de crecimiento récord -para las patronales nativas y extranjeras, claro-).

Por eso hay que seguir su lucha, y la lucha por el juicio y castigo a los culpables.

saludos
DP

23/10/10 09:18  

Publicar un comentario

Enlaces a esta nota:

Crear un vínculo

<< Home