martes, julio 27, 2010

Divagaciones sobre la crianza de niños XXVII: La tentación del loro y el complejo del mono.

El pequeñajo va diversificando su vocabulario y por momentos se pone muy gracioso, por ejemplo cuando intentamos que diga palabras complicadas como "hipopótamo" (que traduce como "potolonononono, con el  "nono" periódico hasta que se le agota el aire) y "catarátas" (que traduce como "caratatas"). Por supuesto el niño se da cuenta de esto y exagera su gracia porque le festejamos.

Esto encierra el peligro de convertir a la criatura en un payaso de bolsillo, haciéndole repetir ante familiares, visitas y amigos su repertorio de bebelogismos y miniacrobacias. El niño tiene derecho a no ser explotado de este modo.

4 Comentarios:

Blogger Euphoria espetó...

Totalmente de acuerdo, pero te voy avisando que lo tengas bien entrenado para cuando vayamos. Yo quiero escuchar esa caratata de nonononoes que dice, ja!
Te lo intercambiamos por una gloriosa imitación de Lara. Ella lo imita a JJ cuando el simula tener un ataque de nervios, no sabés lo graciosa que es cuando hace el gesto de los nervios, cerrando los puños, apretando los dientes y conteniendo su respiración ante nuestra pregunta: CÓMO HACE PAPÁ, LARA?.
No tenemos derecho...

27/7/10 12:15  
Blogger Marcos espetó...

Esto me recuerda que hace más de un lustro, Blu comenzaba a caminar con la estatura precisa para golpearse la frente con la mesa y, al hacerlo, me imitaba: "la puta madre..."
Todo esto ante la mirada reprobatoria de la madre.

8/8/10 12:44  
Blogger MaxD espetó...

Esta semana estuvimos sin la cuidadora oficial (la abuela se fue de viaje) así que fue un quilombo y yo puteé como loco... y ahí está el pequeñajo articulando, al igual que tu Blu, un clarísimo "puta madre"... impecable

28/8/10 08:55  
Anonymous Anónimo espetó...

En realidad es un: "la puta madre que lo parió", completo.... como para que no queden dudas de lo que quiso decir. La madre

2/9/10 19:10  

Publicar un comentario

Enlaces a esta nota:

Crear un vínculo

<< Home