jueves, septiembre 18, 2008

2 años sin JJL


Yo soy detenido en mi casa. Va el señor Etchecolatz y se establece en un auto...


Así comienza la declaración de Jorge Julio López en el juicio que seguramente fue causa de su segunda desaparición. Esta segunda desaparición es un ícono de las limitaciones de nuestra democracia actual. Con el solo fin de restituir la relación entre los delitos y las penas, quebrada de forma flagrante durante la última dictadura, JJL juntó fuerzas de donde pudo y revivió su infierno para todos nosotros, para que se conjure esta restitución y no se repita el genocidio de entonces. Sin embargo, ciertos sectores no dejaron pasar la oportunidad de intentar un nuevo disciplinamiento de la sociedad y de los testigos que ponen el cuerpo para ubicar las cosas en su debido lugar. Hoy se cumplen dos años de aquel episodio que aún no podemos digerir.

2 Comentarios:

Blogger Marcos espetó...

Y creo que el disciplinamiento da, lamentablemente, resultado, pues se comienza a peansar en el asunto en los términos del "algo habrá hecho" y las investigaciones empiezan a girar en torno de las actividades de López y no en las de los que se benefician con su desaparición.

18/9/08 09:47  
Blogger MaxD espetó...

Es una tentación muy grande, esa que decís (la clásica) y la de "le llenaron la cabeza". Para salirse de estos espantos del sentido común fue que el tipo se presentó a declarar en un juicio contra un "asesino serial", como lo expresó él mismo.

19/9/08 12:11  

Publicar un comentario

Enlaces a esta nota:

Crear un vínculo

<< Home