jueves, febrero 05, 2009

El miserable

Poco a poco estamos construyendo un departamento un poco más amplio que el actual. Cuando juntamos unos pesos, compramos materiales y hacemos algo. Así de miserable soy.

Cuestión que en esta nueva etapa cambiamos de albañil por la sencilla razón que nos cobraba casi la mitad que aquel con el que veníamos trabajando y porque el tipo probó ser honesto y prolijo con algún trabajito de por acá (sobre todo para mi suegra). Así de miserable soy.

Entonces empezó el sábado y desde mañana se toma unos días "porque se lo pidió la patrona" (no vaya a ser que uno piense que un albañil no puede tomarse vacaciones y le salga alguna frase oligarca del tipo "no quieren laburar") a lo cual yo le comenté que vaya tranquilo y seguimos después, que de paso nos da tiempo para juntar los $$$ para pagarle. Así de miserable soy.

Y ayer, cuando voy a verlo me dice que le van a faltar bloques (ya a la cuarta hilada), no 10, 20, sino 60!. Ok, un clásico de albañil ("me quedé sin materiales"). Le dije que bueno, pero que me daba pena por el flete que es carísimo, que hubiera sido mejor calcularlo bien e incluso comprar de más. Así de miserable soy.

Y ahí vino el quilombo: "¿Y me podés pagar algo?". "Sí, le digo, por supuesto" mientras calculaba mentalmente que en estos cuatro días había avanzado digamos un 10%, con toda la furia. "¿Y en cuanto habías pensado?". "Y... dame $xxxx" (el equivalente a más del 75% de todo el trabajo) "¿Qué?!!!". Y se pudrió todo...la discusión me la planteó en términos de confianza:

- ¿Qué? Vos decís que yo me voy a borrar y no te voy a terminar el trabajo.
- No, no es eso. Sino que no tengo ese dinero y además no esperaba que ibas a pretender cobrar semejante adelanto.
- No, vos te creés que me voy a borrar con la plata-. Me decía ofendido mientras seguía picando la pared y me miraba con cara de odio.

Me cagó la tarde. En un solo movimiento me dijo mentiroso (por no creerme que no tengo la plata) y desconfiado (por creer que no va a volver). En una palabra: un miserable.

En solo cuatro días de trabajo logramos resentir la relación laboral/comercial con semejante boludez. Esto es parte de la tragedia cultural que vivimos. No es un problema de confianza sino de comunicación y comprensión, no nos entendemos, estamos tan segmentados que parecemos de mundos distintos y hablamos idiomas diferentes. Pero no me rindo, ni yo soy un miserable ni él un vivo, esa es la única certeza que tengo, solo que no sé cómo lograr que lo entienda.

9 Comentarios:

Anonymous Guty espetó...

Dale un adelanto término medio entre lo que vos pensabas y lo que él te pidió. Le decís "por ahora te puedo dar esto, el resto no lo tengo, bancame que lo junte".
Es muy difícil encontrar buenos albañiles, que encima sean de confianza, ni qué decir económicos.

5/2/09 20:19  
Blogger Euphoria espetó...

No lo conozco al señor albañil, lo único que puedo escribirte es que no te confíes. He tratado con varios trabajadores de la construcción de diferentes rubros, te sentís en confianza, pero nunca le pagues de más, nunca, no digo que se vaya con la plata y te deje plantado, pero la situación comienza a torcerse. Las cosas deben ser claras, hacés esto, cobrás una parte y cuando termines con los 60 bloques, cobras otra parte. Y así empezar y finalizar trabajos pequeños arreglados de antemano. Es mi consejo.
Por otro lado no te considero miserable para nada, todo es reflejo de lo duro que es encarar un proyecto tan grande como el propio nido. Yo creo que terminaremos poniendo los ladrillos nosotros mismos con nuestras propias manos a los 50 años en el terreno que dejamos en Bari...

6/2/09 09:57  
Blogger jmblanch espetó...

Comparto plenamente el comentario de Euphoria, no es que uno desconfie que no vaya a volver pero la realidad es que uno mismo pierde fuerza con la plata en el bolsillo, y ellos no son la excepcion, por que sacar y volver a poner ese ladrillo derecho si ya me pago y asi no esta tan mal. Me explico?
No significa que no vaya a terminarlo pero si que "tal ves" sus ganas y su necesidad esten en otra cosa ;).

6/2/09 15:19  
Anonymous Jimmy Page espetó...

Querido Yacou:
Marcos está cabreadou porque tu blog se comio un comentario en este post.
Mandale cariños a Jx y poné un feed para los comentarios.

9/2/09 10:53  
Blogger MaxD espetó...

Este episodio pudo terminar muy mal, se ve que el tipo se cruzó conmigo. No me quería aceptar el 20% (es decir más que lo que había hecho) que era lo que teníamos disponible, y encima me decía que iba a suspender sus vacaciones a devolver los pasajes, etc. Todo se puso peor. Por suerte lo convencí que la esperara a Cecilia (a ver si ella podía convencerlo). Así que se ve que le bajó un poco la bronca y Cecilia logró convencerlo que aceptara el dinero y se vaya de vacaciones.

Reitero, no era un problema de confianza, y estoy seguro que no se iba a rajar con la plata. Es una desintonía de lógicas, es una tragedia, no podemos entendernos, y esto pasa habitualmente.

9/2/09 19:16  
Blogger Marcos espetó...

Este es un caso de sicopateada con endoso.
"vos me cagas las vacaciones, me haces devolver los pasajes, me dejas sin alojamiento y además mi mujer me va a dejar porque su no la llevo a la playa prometió fugarse con un contingente de egresados con los que fornicará hasta que la fricción provoque una chispa que desencadene un incendio forestal en el que todos Pereceremos"
sólo había visto que este tipo de endosos,bajo relación de dependencia.
aconsejo un alta como empleado o un dardo con lorazepam.

10/2/09 03:23  
Blogger MaxD espetó...

Lo de la psicopateada es una consecuencia del desencuentro, ese comportamiento no reconoce fronteras sociales (es un recurso del que se abusa demasiado, por cierto... sin ir más lejos, ver el comportamiento de las patronales del campo). Pero lo que dispara la psicopateada, en este caso es esa desintonía de lógicas en la que hago énfasis.

10/2/09 11:18  
Blogger Marcos espetó...

No hay duda, hay una colisión de lógicas. De todos modos, cuando lo vivís con frecuencia - a mi me pasa- la comprensión se agota un poco.

10/2/09 11:53  
Anonymous Chipotonio Mason espetó...

Me parece que la fuente de todo el problema fue tu estrategia. Se la dejaste picando, el tipo se acelero, y ya no se puede volver atras en ese tipo de situaciones. Si en el momento el tipo mando 75, y vos le decis que no, que tenes 10, el tipo indefectiblemente se va a sentir como un carlitos, aun sabiendo que 75 es una locura.
La moraleja seria, nunca se la dejes picando a un albanil, porque te tira abajo la pared.

11/2/09 02:57  

Publicar un comentario

Enlaces a esta nota:

Crear un vínculo

<< Home