jueves, febrero 19, 2009

Más allá de la reelección ilimitada de Chávez

Mucho revuelo ha causado el triunfo del "sí" a la enmienda constitucional que permite la reelección ilimitada de varios cargos públicos (no solo el de presidente). He leído bastantes opiniones, algunas más interesantes que otras.

En definitiva, en el fondo lo más importante a destacar es la capacidad a la libre determinación de los venezolanos a gobernarse como mejor les parezca. Y que esto haya sido decidido en una elección razonablemente limpia y dentro de los márgenes del sistema democrático, que suponemos es por ahora el mejor sistema político que conocemos.

También hay varias conjeturas en relación al rechazo a una reforma constitucional de avanzada (la del primer paso al llamado socialismo del siglo XXI). Rechazo con el cual Chávez mordió el polvo después de tantos años de triunfos electorales y que lo obligó a interpelar nuevamente al pueblo, esta vez solo con la medida más criticada de aquella reforma (y seguramente menos revolucionaria que varias de las otras).

El hecho de la renuncia a la limitación de reelegir a sus gobernantes no es per sé algo malo ni bueno. No lo sabemos. Algunos creemos que es mejor tener la alternancia y limitación de poder que no tenerlos, pero no sé si podemos arrogarnos el derecho a descalificar una elección libre (en rigor una elección siempre está condicionada cuanto menos por una situación socio histórica determinada) de un pueblo. También creemos que, si bien Chávez ha mejorado notablemente la situación social de la mayoría postergada de su país, muestra signos de agotamiento y limitaciones en la ampliación de estas mejoras y que sería bueno que promueva la aparición de nuevos cuadros con ideas superadoras. Pero la situación política en Venezuela es bien compleja. Algunos creen, entiendo que con razón, que si se quedan sin Chávez, se quedan con las manos vacías... y los figurones que están del otro lado no son para nada alentadores. Era una instancia en la cual había que elegir y decir solo "sí" o "no" (con la carga de significado que en este caso había detrás de ambos monosílabos). Y el pueblo decidió.

Al final el problema no parece ser Chávez, sino su carácter populista y lo feo que le cae a ciertos sectores privilegiados.

4 Comentarios:

Blogger Agustín espetó...

Yo también he leido muchos comentarios, pero hubo uno que me llamó particularmente la atención.

Decía que el triunfo del si, fue posible en gran parte, porque no hubo actitud militante fuerte por el no. Los beneficiarios de la posibilidad de reeleccion indefinida no era solamente Chavez, sino muchos gobernantes, incluso los opositores a Chavez.

En definitiva, todos estaban cuidando su silla.

20/2/09 00:04  
Blogger MaxD espetó...

Exacto, esta situación política (corrección táctica respecto a la derrota anterior) más cierta actitud conservadora frente a la crisis financiera internacional parecen haber sido importantes explicadores del triunfo (básicamente por la baja del abstencionismo). Pero sin duda detrás del "sí" había un sí a Chávez independientemente que haya otros beneficiarios.

20/2/09 09:11  
Anonymous Anónimo espetó...

mira pienso que estan en el error esto de chavez fue un enjuague politico y por algo eso era constitucional no era al pedo es simple si se le da tanto poder por tanto tiempo a una persona despues pasa a ser un dictador
despues maneja elecciones maneja jueces maneja todo es sencillo chavez esta jugando bien sus cartas pero el mundo no puede mirar con buenos ojos esto quiere mas sutilmente hacer otra cuba ese tipo es peligroso

21/2/09 01:42  
Blogger MaxD espetó...

Anónimo, es un poco liviano decir que un tipo que ganó todas las elecciones (menos una) en más de 10 años, incluyendo una revocatoria, es un dictador. Pocos presidentes del mundo pueden darse el lujo de ser reafirmados por el pueblo tantas veces, pocas cosas son más democráticas que eso. La cosa va por otro lado.

23/2/09 13:37  

Publicar un comentario

Enlaces a esta nota:

Crear un vínculo

<< Home