martes, abril 06, 2010

Bariloche también libra su guerra por el aborto sobre el cuerpo de una mujer

Algunos medios de circulación nacional se hicieron eco de este hecho a partir de la conferencia de prensa brindada ayer por el Juez en lo Penal Martín Lozada, en la cual daba a conocer su fallo ante un pedido de permiso de parte de la Dirección General de Asuntos Jurídicos de la provincia de Río Negro para realizar una interrupción de embarazo a una muchacha embarazada producto de una violación (agravada por su condición de víctima de reiteradas violaciones en el seno de su propio hogar y por sus propios familiares). Algo, según aclaró el juez, totalmente fuera de lugar dado que el caso se enmarcaba perfectamente como excepción a su condición de punible según el art. 86. del Código Penal. Como para complicar más las cosas, la defensora de Menores e Incapaces presentó una apelación en representación del feto. Hoy el revuelo de opiniones saturó los medios de comunicación locales. Por supuesto, la Iglesia y los grupos afines "pro-vida" ya metieron la cola.

Se está repitiendo una operatoria en estos casos, que comienza con un importante papel de la corporación médica. Cuando una mujer llega al hospital público para solicitar una interrupción de embarazo con su decisión debidamente justificada para evitar la punibilidad, los médicos se niegan a hacerlo alegando objeción de conciencia (o pienso yo, por miedo a represalias) (1). Si la mujer no se va a su casa con su infeliz embarazo, el caso se judicializa y toma estado público. En ese punto es utilizado por los grupos "pro-vida" para hacer publica su posición política en torno del aborto, llegando incluso a la ofrecer como cínica solución adoptarle al niño si ella no lo quiere.

En este punto, la mujer cuyo cuerpo está en juego, ya está destrozada. No fue poco daño su terrible historia de violación reiterada por padre y tío, no fue poco el embarazo y nacimiento que ya tuvo producto de estas violaciones (esto casi ni se mencionó), no es poco el sufrimiento que ya está pasando por estar engendrando un producto de la peor de las violencias, no fue poco denunciar a su propio padre y a su propio tío por vejarla continuamente por 6 años, no fue poco juntarse de valor para ir al hospital a pedir una interrupción, no fue poco escuchar que se la niegan pese a que es su derecho, no fue poco que el hecho se haga público y que la usen como excusa para sentar posición con una cínica e hipócrita compasión. Lo que es poco es el dinero que tiene como para pagarse un aborto en una clínica privada donde nadie le cuestione nada. También fue poca (o nula) la presencia de la defensora de pobres y ausentes durante los años que sufrió este calvario.

Actualización 10/04/10: Finalmente, ayer practicaron la interrupción del embarazo no deseado producto de una violación en el Hospital Zonal Bariloche (donde parece que los médicos no se sintieron tan amenazados por su conciencia ni por grupos extremistas). Por supuesto no es para salir a festejar, pero indica que no todo está patas para arriba en nuestra comunidad. Ojalá aquellos que se conmovieron "por la vida" acompañen a esta muchacha luego de esta dura decisión (y posterior manoseo) para empezar a reconstruirse a sí misma.

(1) Varias preguntas sobre el papel de la corporación médica: ¿Siempre es una opinión monolítica en estos casos? Si en el resto de la sociedad se da un acalorado debate sobre si debe o no debe hacerse, ¿no ocurre esto entre los médicos? ¿Todos los Colegios médicos están de acuerdo con no realizar interrupciones de embarazos? ¿Ningún médico o asociación da una opinión contraria? ¿Nadie se ofrece a hacerlo simplemente para cumplir con la ley? No me jodan que todos tienen objeción de conciencia cuando tantos lo hacen si hay guita de por medio.

2 Comentarios:

Anonymous Nix espetó...

comparto las inquietudes de la nota al pie.
saludos

6/4/10 15:17  
Blogger Euphoria espetó...

Tu último párrafo es como tirarse agua helada en la cara. Es la cruda verdad de algo tan aberrante. No sé si logro imaginarme lo que esa mujer debe estar atravesando en estos momentos. Y con respecto a los médicos, no hay duda que necesitamos más DRS. HOUSE con las agallas para dar sus opiniones.

7/4/10 07:58  

Publicar un comentario

Enlaces a esta nota:

Crear un vínculo

<< Home