miércoles, abril 07, 2010

Mis palabras sospechosas: crimen pasional

Supongamos por un instante que la muchacha llamada "T" decidía volverse a su casa al recibir la objeción de conciencia de los médicos del Hospital de El Bolsón ante su pedido de interrupción de embarazo producto de una violación familiar. Lloraba entonces unos cuantos días por su desgracia agregada (no solo la de la historia de la violación reiterada, la de la ausencia de una comunidad y un Estado, sino también la de los médicos que se negaban a cumplir con lo que por derecho le correspondía). No tenía muchos días para llorar, porque supongamos que papá y tío violadores salían a los 23 días, que esa fue la condena efectiva del violador de Tejerina. Supongamos entonces que la muchacha tornara su angustia en ira y desesperación, y de quien sabe dónde sacara fuerzas para acuchillar a sus violadores. Para completar la tragedia ella terminaría con su vida.

Al otro día los titulares serían: "Inseguridad y violencia: crimen pasional". La Pasión va por el "exceso" de amor de parte de padre y tío. El Crimen porque el cuchillo estaría en manos de la muchacha. Nadie la lloraría. Iglesia y grupos "pro-vida" estarían buscando en internet algún otro caso de aborto.

Voto a Santa Tejerina.

3 Comentarios:

Blogger Euphoria espetó...

Me genera mucha desesperación la situación de la muchacha y el hecho de ver que la sociedad de alguna manera está patas para arriba. Veo que el tema te ha pegado fuerte y no es para menos.

7/4/10 21:00  
Blogger MaxD espetó...

Que el tema genere controversias es esperable. Pero lo que me rebela profundamente es, en resumidas cuentas:

1) Que se invisibilice a la víctima de esta tremenda situación de violencia familiar
2) Que se la visibilice solo para conectarla como "asesina" del feto
3) Que ciertos grupos la usen como campo de batalla para librar una postura política acerca del aborto legal
4) Que algunas personas aparentemente bienintencionadas aparezcan ahora que el caso se hace público para ofrecerle su "apoyo" a la víctima, desconociendo toda su historia y su soberanía sobre su propia humanidad, apoyo que se traduce en convertirla en un envase descartable para encargarse de un niño cuyo destino será convertirse en un símbolo contra el aborto legal.
5) Que hagan invisible el evidente corte social de todo esto y la empujen al "crimen pasional" o al "infanticidio" o a una suicida intervención clandestina, cuando cualquiera de esas señoras puede pagarse un aborto clandestino en una clínica sin objetores de conciencia

No es este el caso para montarse en una discusión de fondo sobre el aborto legal. Respeten su dura decisión (que está dentro del marco legal), y después discutamos filosófica y políticamente la cuestión de fondo. La necesidad de ponerle cara a una postura le quita profundidad, por eso hacen todo esto, porque no pueden argumentar seriamente.

8/4/10 11:01  
Blogger Euphoria espetó...

Y si, tal cual. El hecho de discutir temas tan serios cuando salen estos casos a la luz con nombre y apellido es una cualidad muy nuestra. Pasa y ha pasado con hechos aberrantes. Es como que siempre estamos poniendo paños fríos sobre cosas muy serias que requieren mayor profundidad y dedicación. Creo que así se manejan las cosas en muchos niveles sociales, empezando por la política misma.

12/4/10 13:07  

Publicar un comentario

Enlaces a esta nota:

Crear un vínculo

<< Home