martes, abril 07, 2009

Estigma

Casi perdí mi habilidad para dormir en transportes públicos urbanos. Sin embargo en mi única travesía larga en subte de los últimos meses logré dormitar unos minutos, ya me estaba volviendo y me pesaba el ritmo de los días de curso y el oscurísimo panorama laboral que me pintaron. Cuando desperté tenía sentado a mi lado a un simpático niño judío, cuya condición religiosa percibí claramente gracias a dos elementos clave:
  • Vestía una hermosa kipá con una estrella de David bordada en dorado
  • Estaba pintando un librito para colorear con escenas del Éxodo
Justo cuando me percato de todo esto estaba tiñiendo de rojo los dibujos que ejemplificaban la muerte de los primogénitos (dos egipcios llorando sobre un cuerpo inerte), lo cual me inquietó en cierto modo. Un poco por lo crudo del diagrama pero más por la torpe destreza con la que el niño dominaba su marcador. Al seguir el movimiento de algunas de sus pinceladas noté que se me acercaban demasiado, al correr el brazo y asomarme levemente pude distinguir las tres marcas en mi pantalón. Por suerte estaba demasiado dormido para reaccionar y me quedé en el molde (la mamá se quedó más en el molde que yo, obvio), no vaya a ser que el niño sea vehículo de la ira de Jehová y me esté marcando para quién sabe qué castigo bíblico. Por suerte hoy descubrí que el marcador era al agua (bien por su mamá) y la marca se borró.

5 Comentarios:

Blogger Marcos espetó...

Fascinante. Nunca hubiera imaginado que había libritos de Pesaj para colorear.
¿Te percataste de que sos un primogénito?
Guarda con Dios, che...

7/4/09 17:50  
Blogger Euphoria espetó...

Mhhh tan chiquito y coloreando escenas tan crudas!!!

8/4/09 09:20  
Blogger MaxD espetó...

Sí, soy un primogénito padre de un primogénito, muy peligroso el caso.

Hola mamá! Primera visita oficial al blog en tu nueva condición. Felicidades!
Y sí, mi muslo estaba bien crudo cuando me lo pintó de rojo.

8/4/09 14:09  
Blogger Cosas dichas espetó...

Tranquilo que lo que hizo el pequeño fue marcarte para protegerte de la ira de Jehová porque de algún modo supo que eras un primogénito. Ahora si se te abre el mar cuando levantes un báculo, es para preocuparse.
Saludos

14/4/09 00:19  
Blogger MaxD espetó...

Sí, sobre todo porque fui bautizado en lugar de circuncidado.

15/4/09 08:47  

Publicar un comentario

Enlaces a esta nota:

Crear un vínculo

<< Home